SOLITARIO SPIDER

Publicado: 30 marzo, 2008 en Paranoias
 
Quinto día solo, sin amigos. Me siento ante el teclado. Tengo tanto que escribir. Y tanto que hacer. No hay nada en la refrigeradora. Sólo agua. A veces ni siquiera hay agua. Qué película pasan. Ayer estuve en el Superba que por suerte no está de moda. J me invitó a salir y me hice el loco. Cinco textos abiertos sin terminar. Una moto que espera que la maneje –reúno las ganas a punta de tigres y fideicomiso– aunque no quiero manejar aún. Eso si, nada de autos, demasiada responsabilidad. En realidad así podré huir de Lima cualquier fin de semana con más facilidad. Tengo que decidir qué hago con mi vida. El trabajo, los trabajos, en realidad. Y ella. Ella parece una serpiente. Ahora busca cierto acercamiento que no entiendo. Tarde piaste, pajarito. Mi corazón –ese, el desenfrenado y voluble (aunque constante)– tiene ahora parálisis cerebral. Mentira, ni tan parálisis. Sólo que el único latido que se siente por ahí, en sus 18 mil kilómetros a la redonda, es tan absurdo y anormal, revela una patología del siglo XXI que no estoy dispuesto a reconocer. Me hace perder lucidez. Juego una partida de solitario spider. Gano. En ésas estoy, jugando solitario. Mejor me baño. Voy al Touring. Pregunto veleidades. Escribo.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s