OVEJA

Publicado: 4 junio, 2009 en Delirios
 
La oveja no aprende. Hace un año, hace más de un año que no la acecha el lobo feroz, aunque él aguarda con su pelambre turbia allá, tan lejos. El lobo feroz insiste: Aquí estoy aunque me fui. Suena el teléfono. Y la oveja se mira al borde del agua, mira su cara de oveja trasquilada, y se pone muy muy cursi –lo confirma el día de hoy–. No era fácil la convivencia con el lobo feroz –perro guardián–, aunque la oveja (negra) siempre se salía del rebaño. Pudo evitar la ideología dominante y salvarse del horno –eso venía, el almuerzo del domingo.
 
Y ahora la oveja, curiosa, divertida, evasiva –muy evasiva–, aunque nadie la llamó, aunque no tiene vela en este entierro, se puso a ver al correcaminos por televisión. Y vaya que le parecen geniales las trampas del coyote. Y vaya que quiere jugar a evadirlas ella. Oveja burra, ya se los había dicho.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s