DE ALEGRILLA

Publicado: 13 junio, 2009 en Infinita tristeza
 
Todo depende de su buen o mal humor. Puede ser que despierte con una nube sobre su cabeza, mentando la madre, descomponiendole el día al prójimo y a cuanta persona se cruce en su camino. Tocará el claxón a cualquier automóvil e ignorará al mundo entero. Sólo está concentrado en que amaneció de malas.
 
Pero también existe la opción "b", si le va bien, puede amanecer con el arcoiris sobre su cabeza, sonriéndole hasta al más desconocido, tarareando canciones bobas o de amor. No le preocupará en lo más mínimo que las cosas no salgan conforme a lo planeado y puede tener una paciencia infinita. Vaya, hasta descubrirá lo simpático que aquella otra persona puede llegar a ser.
 
Depende de su alegrilla si hablará o gruñirá.
 
En cualquiera de las dos formas lo único que le importa a esa persona es cómo se siente ella misma, no se fija nunca en los demás. Jamás se preguntará: ¿Con qué humor amanecieron los demás? En resumidas cuentas está condenado a vivir encerrado en sus sentimientos.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s