twelve-step PROBLEM (*)

Publicado: 28 octubre, 2009 en Delirios
 
Hay personas que se preocupan de todo y en consecuencia sufren en exceso. Yo, la verdad, no me preocupo nada; sin embargo, suelo sufrir por montones. Ahora, lo que me produce dolor no es la gravedad del problema sino todo lo opuesto: me martiriza hacerme bolas por situaciones absolutamente imbéciles que, para hacer todo más patético, yo mismo provoco. Entonces, no es el impasse lo que me latiga sino mi torpeza para haber caído en tal situación. En esos momentos, me reprendo mentalmente reclamándome porqué le estoy dedicando más de 50 minutos a una situación que en realidad no merece ni 5 segundos.
 
Vamos con un ejemplo. Hoy en la tarde tenía sed. La refrigeradora del hostel está absolutamente vacía porque hace una semana se malogró y recién hoy la repararon, entonces nadie ha tenido tiempo de hacer compras. Al momento de sentir sed, la temperatura en Buenos Aires era de 29.5 grados, lo cual significa que tomar agua del caño para acallar la garganta seca no era una posibilidad (a menos que por "acallar" nos refiramos a sacarle callos a la faringe). Dado esto, decido llenar una jarra de plástico con agua, meterla al recientemente resucitado freezer y rezarle a Santa Heladera para que enfríe el líquido raudamente. Lo hago, pero al abrir la refrigeradora veo que hay un botella de cerveza de un litro dentro de ella. Mi problema de sed aparentemente está solucionado… PERO NO. Ahí es dónde empieza mi círculo vicioso de cuestionamientos.
 
1) La cerveza no es mía (pero yo tengo sed).
 
2) La cerveza es Quilmes y a mí no me gusta la Quilmes (pero cerveza es cerveza y yo TENGO SED).
 
3) Yo solito no me voy a acabar 1 litro de cerveza, o sea, que mi cultura etílica no se ponga en tela de juicio, pero estoy trabajando, estoy solo en el hostel, es lunes y la tarde recién empieza, además…
 
a) No es mi cumpleaños (y así lo fuera, yo nunca celebro mi cumpleaños).
 
b) No me mandaron mis viáticos (y no lo harán hasta nuevo aviso).
 
b.1 Eso si es motivo para ponerse a tomar solo a las 2 de la tarde.
 
c) No gané la lotería (ni siquiera la compro).
 
c.1 El Jesse dice que deberíamos comprar la lotería (yo no creo que la vayamos a ganar).
 
4) Si me tomo la cerveza, la tengo que reponer (y no me dan ganas de salir al kiosco a comprar una cerveza).
 
a) En verdad debería ir al kiosco, o sea ¡no hay nada en la refrigeradora!
 
a.1 Qué flojera ir al kiosco… luego tengo que cargar todo lo que compre.
 
a.1.1 Debería tener un carrito para hacer compras (aunque esas cosas las tengan sólo las abuelitas).
 
5) ¡Tengo sed! Bah, abro la cerveza (¡pero no me la voy a acabar!).
 
6) No importa, tomo un vaso y boto el resto.
 
a) La verdad, la cerveza no me quita la sed… no sé para qué la abro (mejor no la abro).
 
b) Ok, no la abro.
 
7) Pfssssssssss (la abrí).
 
a) Glup glup glup. Puaj… no me gusta la Quilmes. (¿Ahora qué me hago con los 950 ml de cerveza que quedan?).
 
a.1 La dejo en la refrigeradora (hmmm, pero se puede malograr).
 
a.1.1 ¿La cerveza se malogra? (Yo tuve un amigo que me contó que unas cervezas se le fermentaron. ¿Me habrá mentido?).
 
b.1 La tiro por el caño. (Nah, mejor la guardo en la refrigeradora).
 
b.1.1 Voy a tirar sólo la parte que quedó en el vaso que me serví. (Sí, es lo justo).
 
8) Aish, ahora tengo que ir al kioscoooooooo… Maldita sea.
 
a) (Camino al kiosco) Sólo voy a comprar la fuckin’ cerveza y ya. (Tal vez compre maní. Cuando tomo cerveza me gusta comer maní).
 
b) (Entrando al kiosco) Estaría bueno comprar pebetes.
 
9) (En el kiosco) ¿Dónde se deja la botella vacía? (Debería haber un cartel, sino cómo se entera uno qué es lo que tiene que hacer. Luego se quejan de que la gente deja tiradas las cosas. Eso sí, yo no voy a dejar tirado nada, faltaba más).
 
a) (En el estante de snacks) Maní pelado, maní sin pelar, maní con cáscara… Maní salado (¡7 pesos! En la bolsa dice 5 pesos… ¡qué tales ladrones!).
 
10) (En la caja) Este chino me va a pedir que le pague con sencillo Me cobra 2 pesos más de lo que toca y encima va a querer que le dé moneditas para no quedarse sin cambio. Está loco si cree que le voy a soltar MIS monedas (El chino me pide sencillo y, claro está, se lo doy).
 
11) (Camino a casa) Uhhh… me olvidé los pebetes.
 
a) ¡;Qué calor! (Llegando a la casa tomo más cerveza).
 
12) (En el hostel y comiendo maní) Ñam, ñam, ñam. Puaj… no me gusta la Quilmes (¿Por qué insisto en servirme algo que no me gusta?).
 
a) Mejor tomo el agua de la jarrita, ya se debe haber enfriado.
 
b) Uhhh… ¡qué buena el agua de la jarritaaaa!
 
b.1 Si el administrador (Gonzalo, gran amigo) no se hubiera tomado una semana en arreglar la refrigeradora, hubiese habido alimentos y bebidas en el hostel y yo no me hubiera visto forzado a tomar cerveza que no me gusta y maní a precio de estafa que ya me hizo doler la panza. Quiero un café. ¡No hay nada en este hostel!
 
¿Se entiende mi problema?
 
(*) En muchos lugares del mundo se practica algo que se llama "Twelve-step Program", que no es más que un sistema de rehabilitación que, en 12 pasos, promete ayudar al paciente a recuperarse del mal que le acontece; ya sea este una adicción, compulsión o cualquier otro problema de comportamiento. Y sí, yo debería ir a una de esas cosas.
 
 
 
Escrito en Buenos Aires, Argentina.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s