LA VERDADERA DIFERENCIA

Publicado: 13 julio, 2011 en Devaneos de cabeza

Luego de 35 años de observación empírica a la raza humana, podemos decir que es un hecho que los hombres y las mujeres no son iguales. Más allá de las diferencias físicas obvias, hay detalles que solemos ignorar y que son los que realmente hacen la distinción. No nos referimos al pragmatismo masculino ni a la emotividad femenina, sobre eso ya se habla hace tiempo: se han hecho libros, películas, vídeos, flashmobs, todo lo que se nos ocurra y lo que esté por ocurrírsenos; y sin embargo los habladores siguen sin ponerse de acuerdo sobre cómo así los flacos son prácticos y las flacas son emocionales (además, valgan verdades, los hombres están cada día más lloronas y las mujeres se están volviendo “flacos” a la velocidad del rayo).

Si nos preguntan, opinamos que un discriminante radical entre hombres y mujeres es la creatividad. Nos parece que los varones son largamente más creativos que las chicas porque ellos vienen ejercitando su músculo creativo de manera ininterrumpida desde el inicio de la pubertad. Antes de ser desvirgado (¡qué palabra terrible!) el hombre ocupa el entero de su día en pensar en miles de formas de tener sexo y luego de iniciarse sexualmente, lo que hace es destinar la totalidad de su existencia a pensar en miles de formas nuevas de tener sexo. Entonces, estamos hablando de seres humanos que viven en constante estimulación del nervio creativo (antes dijimos músculo, ahora decimos nervio; próximamente le llamaremos membrana. Nos encanta inventarnos nombres).

Ahora, en ningún sentido queremos colocar a los hombres como enfermos mórbidos que tienen la cabeza llena de sexo, sexo y más sexo. No, no. Los varones somos absolutamente capaces de distribuir múltiples ideas dentro del cráneo sin que ninguna tenga que ver con sexualidad; sin embargo, todas estas creatividades tienen algo en particular: si las mezcláramos con sexo, funcionarían a la perfección y en algunos casos mucho mejor que en su versión sex-free.

Y es que para los chicos, todos los caminos —más tarde o más temprano— conducen a acostarse con una o más personas; al tiempo o por turnos; por un ratito o varias veces; de manera fortuita o planificada; bíblicamente o bajo un formato muy sucio (y cuando decimos “sucio” intentamos decir naughty, pero el español es bastante más pacato que el inglés para estas cosas).

De esta manera, comprar una hamburguesa puede parecer algo absolutamente inofensivo, pero basta que la vendedora pregunte si “desea agrandar su pedido” y el hombre responde que “sí” mientras que en su cabeza piensa “sí, grande como tus tetas”. En un segundo, la chica ya no tiene uniforme puesto y tampoco carga una bandeja de comida rápida, ahora está desnuda detrás del counter y se divierte echándose kétchup en las tetitas con una carita que dice “uy, me embarré, ¿me ayudas?”.

Que me perdonen las féminas, pero este proceso tan distinto me parece fascinante y qué ¡viva la diferencia!

Y es que no podemos tapar el sol con un dedo, la verdad cruda y dura es que mientras que las mujeres necesiten la llamada, el mensajito, la cena, el vino, el postre, el halago, el amague y varios etcéteras, el hombre resuelve con apenas un par de zapatos de taco para armar una película completa con sus respectivas secuelas. Espectacular.

Por eso creo que hay más hombres que mujeres trabajando en publicidad. Y soy un convencido de que las mujeres que destacan en comunicaciones son largamente más capaces que sus símiles masculinos. Ellas han tenido que generarse un músculo con el que no han nacido y que la adolescencia no les insertó (¿qué hubiera sido del mundo si las mujeres se llevaban la membrana creativa además de las tetas y el culo? Absolutamente apocalíptico).

Nos agrade o no, nadie puede negar que esta realidad es bastante más tentadora que si fuera distinta. Una mujer que tiene éxito en un medio como este, es como un beso que incluye mordida; no te lo esperabas, pero es obvio que irás por más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s