EL POLLO DE LA DISCORDIA

Publicado: 22 octubre, 2011 en Mundo enfermo

Sarah DiGregorio publicaba el mes pasado en la sección gastronómica del New York Times un artículo sobre los usos culinarios que se le puede dar a la piel del pollo. La foto que acompañaba al texto, obra de Tony Cenicola y que mostraba el cadáver de un pollo decapitado y desplumado, listo para venderse, en una postura explícitamente seductora que algunos medios han tildado de “marcadamente sexual”, ha terminado haciéndose famosa en las redes sociales y a la PETA le ha faltado tiempo para condenarla. La presidenta de la organización, Ingrid Newkirk, no lo ha dudado ni un segundo a la hora de manifestar su opinión: “Es necrofilia. No tiene gracia. Es horroroso y enfermizo.”

La anécdota la pone el propio Cenicola cuando reconoce que este fue en realidad el segundo pollo que se utilizó en la sesión, después de que el anterior se echase a perder con tanto manoseo: “El primero tenía más muslo y menos pechuga.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s