EL AMOR EN LOS TIEMPOS DE HALLOWEEN

Publicado: 1 noviembre, 2011 en Devaneos de cabeza

Ayer me enamoré por enésima vez de una mujer que multiplicaba por dos (o por incluso por tres) mi edad, de pelo canoso, frente arrugada y ojeras como bolsitas de té filtrante. Pero su voz sonaba increíble y sus palabras, una a una, conjugaban el sentido de la razón eterna, como si ese Dios que escribe recto con reglones torcidos, en su boca, hubiera comenzado a utilizar plantilla. Hablamos de teatro; gustaba acudir al menos una vez por semana, preferentemente clásicos, preferiblemente sola.

Hablamos de poesía, de los árboles que pueblan los parques, de los artistas callejeros, hasta detenernos en su gran pasión (y la mía): literatura (o más bien literaltura). En fin, un repaso a los grandes cuyo momento álgido llegó, a pocos metros de su destino, al detenernos en ese eterno capítulo de la Rayuela de Cortázar, cuyo fragmento recitamos ambos en voz alta, al unísono, en uno de los momentos más especiales e intensos de toda mi taxivida:

“Y hay una sola saliva y un solo sabor a fruta madura, y yo te siento temblar junto a mí como una luna en el agua”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s