F5

Publicado: 11 noviembre, 2011 en Infinita tristeza

Todo marcha a una velocidad que asusta. Para demostrarlo no hay más que ver cualquier periódico digital durante unos momentos, leer de arriba abajo los titulares más destacados y, una vez acabado el repaso, pulsar la tecla F5 (actualizar la página). Verás que en ese intervalo las noticias ya son otras, o al menos las más destacadas habrán sido desplazadas por noticias nuevas o más recientes o más importantes.

Pero esta locura por la inmediatez de la información también se cuela sin querer en nuestra vida ordinaria. En la calle, por ejemplo, vivo enganchado a un F5 imaginario. Si camino por una avenida que se me antoja obsoleta, actualizo la calle y de súbito dos autos chocan, o comienza a llover, o aparece un malabarista amenizando el semáforo, o me saluda mi amigo Manolito.

También tiendo a actualizar las conversaciones que mantengo con los taxistas. Es difícil alargar un tema sin saltar a otros cuando el trayecto es largo. Ahí el taxista y yo competimos a ver quién pulsa antes su F5 y cambia de tema dejando el anterior en el olvido. Que se lo coman los perros.

Y funciona. Mi F5 funciona con todos excepto contigo. Después de tanto tiempo y tanto esfuerzo, sigo sin encontrar la tecla que actualice lo nuestro, amor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s