PUBLICIDAD NAZI (1933-1945)

Publicado: 14 noviembre, 2011 en Mundo enfermo

Al contrario que otros regímenes totalitarios, el nazismo alemán logró poner de su lado a una gran cantidad de artistas, tanto músicos, como pintores y cartelistas. Esto hizo que, desde sus inicios, el Partido Nazi contara siempre con vistosos e impresionantes carteles publicitarios. Además, hay que tener en cuenta que el nazismo daba una importancia capital a la publicidad, hasta el punto de que, una vez llegado al poder, creó un Ministerio solamente para ese tema, el famoso Ministerio de Información y Propaganda de Joseph Goebbels. Su gusto por la teatralidad y la escenografía les llevó incluso al punto de mandar diseñar sus uniformes al jefe de vestuario de la Ópera de Berlín, lo que da idea de hasta qué punto creían en el poder de la imagen.

Los carteles nazis tratan a menudo temas alegóricos, apelando a la unidad de Europa. Como quiera que en sus filas contaban con voluntarios de más de treinta naciones diferentes, los carteles nazis están redactados en distintos idiomas, si bien se mantiene la alusión al glorioso pasado de occidente, utilizándose a menudo la doble imagen del guerrero antiguo reflejada en el moderno combatiente contra lo que llamaban hordas orientales.

En los carteles nazis, predominan los motivos y composiciones propias del Romanticismo, y se imponen los colores nacionales rojo, blanco y negro, como una constante llamada patriótica. Su magnífico empleo de la publicidad subliminal junto a su destreza para llegar a la fibra psicológica del público, los convierte en verdaderas obras maestras de la propaganda, imitadas hasta nuestros días por publicistas poco escrupulosos. Como ya se ha dicho, merecen mención aparte los carteles correspondientes a las legiones extranjeras, por su diversidad y por el intento de llegar a distintas mentalidades.

El Ministerio de Información y Propaganda nazi se distinguió siempre por la gran calidad de impresión de sus carteles. A pesar de sus contenidos intolerantes, xenófobos y racistas, merece la pena admirar algunas de estas obras, pioneras en el arte de la propaganda política, que utilizan ténicas psicológicas de sugestión aún muy empleadas en nuestros días por bancos, gestores hipotecarios y el sector económico y financiero en general. Basta con seguir los anuncios de algunas tarjetas de crédito o algunas entidades bancarias para comprobar que se buscan parecidas identificaciones de seguridad, orgullo y bienestar con un producto que es meramente ideológico más que real. Es interesante también fijarse en la selección de colores, propia de una imagen y marca bien estudiada, y en la iconografía social y estética de las personas que aparecen representadas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Y, obviamente para que no me malinterpreten, un gráfico mensaje final:

Anuncios
comentarios
  1. […] a la opinión pública. La propaganda fue más allá de los “formatos oficiales” y la tradicional cartelería o los discursos abrieron paso a todo tipo de formatos y, por ejemplo, en el bando de los Aliados […]

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s