STARSHIP TROOPERS (CRÍTICA SUBTERRÁNEA AL FASCISMO)

Publicado: 18 diciembre, 2011 en Anarkías

Continuando con la saga prometida acerca del fascismo, he aquí un post donde desentrañaremos que se esconde tras la película STARSHIP TROOPERS. Antes de iniciar las pesquisas, un agradecimiento a F por prestarme la novela original, sin él este post no hubiera sido posible. El film, subtitulado aquí como “Invasión” (la proverbial originalidad de los censores peruanos es suprema), fue estrenado en 1997 y está basado en la novela de ciencia ficción escrita en 1959 por Robert Henlein. Dicha novela nos cuenta las andanzas de Juan “Johnnie” Rico y su periplo desde el alistamiento en la IM (Infantería Móvil) hasta convertirse en teniente de “The Roughnecks” (algo así como “Los Recios”), una unidad de combate interestelar. La novela ha sido tildada de militarista y fascistoide.

"Alístate, ¡el servicio otorga la ciudadanía!"

Lo cierto es que la prosa de Henlein es de gran nivel. De lectura gratificante y con ritmo, la novela no deja de ser una exaltación de las virtudes castrenses. El sistema político planteado, a pesar de mantener elementos democráticos, no deja de ser fascista en cuanto al control estatal de los medios, la oposición (en forma de diálogos moralistas) a las democracias y demás sistemas políticos (hay referencias directas a Marx) y la utilización de la retórica belicista y la búsqueda de ampliar el espacio vital. Así, a pesar de ser considerada una novela clave Sci-Fi, ha recibido numerosas críticas por estos contenidos.

Hay que tener en cuenta que fue escrita en plena guerra fría. Así, los “bugs” (bichos) enemigos de la humanidad no dejan de ser un alter ego del comunismo, como una colonia incapaz de pensar, dirigida por una casta que no otorga valor a la vida humana.

La novela aboga por la vida militar, lo cual no deja de ser una contradicción debido a que Hensein, habiendo sido un graduado de la Academia Naval que fue liberado del servicio por una infección de tuberculosis, pasó la Segunda Guerra Mundial como civil efectuando investigación y desarrollo en los astilleros militares de Filadelfia. La película recibió la misma oposición. Tachada de fascista y promilitarista, fue vilipendiada por la mayoría de los críticos y gran parte del público. Su director, Paul Verhoeven, añadió un nuevo nivel a su carrera profesional en cuanto a lo provocativo, superando incluso sus anteriores films: Instinct Basic y Showgirls. Actualmente, el film está clasificado como película de culto, lográndose que Verhoeven y los seguidores puedan expresar libremente y sin tapujos sus opiniones.

"¿Fascista yo? Repíteme eso mientras te lleno de plomo..."

La película sigue la vida de  John “Johnnie” Rico  desde su adolescencia despreocupada como “capitán del equipo” en el colegio, hasta el momento de convertirse en Teniente de la IM. Así, la historia base es la misma que la novela, pero no así el mensaje ni la forma. Verhoeven trató de resumir en esta película el creciente militarismo norteamericano y la historia de sus guerras. Cada secuencia, cada personaje y cada frase está pensada para conseguir un objetivo: calcar las historias bélicas clásicas norteamericanas, con todos sus estereotipos, y convertirlas en una sátira de las mismas situaciones. Para empezar los personajes: Johnnie Rico es un deportista cabezahueca, capitán del equipo, enamorado de la mamacita rica de turno que , con tal de seguir “anotando”, se alista en el ejército (en el libro lo hacía para seguir a su mejor amigo). Es interpretado por el funesto Casper Van Dien (Sleepy Hollow, Tarzán…) que, con su mandíbula cuadrada y su nula expresividad, conseguía un protagonista típico de film teenager norteamericano… No en vano, muchas de las estrellas del film provienen de series juveniles norteamericanas (el propio equipo de filmación la llamaba “Melrose Space”).

Casper Van Dien y su barbilla son los protagonistas del film

Un detalle: los protagonistas no interpretan a norteamericanos… sino a argentinos, una broma del director.

A pesar de semejante cara, estoy seguro que es una persona maravillosa

Encontramos a la chica bella y caprichosa (Denise Richards insuperable en el papel), al amigo intelectualoide interpretado por un aun desconocido Neil Patrick “Doogie Howser” Harris, una chica dura enamorada del protagonista (la fantástica Dina Meyer), el duro profesor/teniente Michael Ironside, el granjero ingenuo, el terrible sargento, etc., etc. El director usó por tercera vez en su carrera el sistema de incluir noticieros y publicidad en el film (Robocop y Total Recall fueron las películas donde se usó el sistema señalado), dando así lugar a momentos geniales y situando al espectador en el epicentro de la acción. El formato de estos anuncios era el de los noticieros “patrióticos” durante la Segunda Guerra Mundial y durante la Guerra del Golfo. En ellos se alude al deber patriótico de los ciudadanos y se demoniza al enemigo. Gran parte de la retórica que se utiliza en el film son frases históricas: “The only good bug is a dead bug” (el único bicho bueno es el bicho muerto), pronunciada por Phillip Sheridan, proviene del exterminio de los nativos norteamericanos durante las llamadas Guerras Indias (también se recicló durante la Segunda Guerra Mundial, sustituyendo “bug” por “japanese” o “german”) o “Cuenta atrás para la victoria”, frase que fue una alegoría durante la ocupación de Kuwait y la posterior intervención armada norteamericana.

"Miren niños, esto son fusiles de asalto. Sirven para matar bichos, proteger a la familia e impedir que venga el Rey de Inglaterra a darles empujones".

La primera parte de la película engaña al espectador, trasladándonos a un futuro igualitario y utópico en el que no hay distinción entre hombres, mujeres o etnias. La escena de las duchas se ha convertido en todo un referente, pues se transmite una armonía impensable en la realidad: hombres y mujeres de diferentes etnias compartiendo ducha sin que haya miradas indiscretas ni ningún tipo de pudor. Claro que son iguales: todos son carne de cañón.

Y se hizo el silencio cuando un jabón cayó al suelo...

Pero el hechizo se rompe cuando entran en combate por primera vez y la violencia golpea al espectador. Los bichos mutilan y exterminan sin piedad a los humanos, con una crudeza que recuerda los más terribles episodios sangrientos de la historia. De hecho, Verhoeven ha declarado que se inspiró en las calles infestadas de cadáveres de su Holanda natal durante la ocupación nazi para recrear las escenas post batalla.

Pues si amig@s, el mensaje de la película es que la guerra es maravillosa, ¿no se nota?

Para que el mensaje quedara claro (opino que no lo consiguió) respecto a su postura de que los regímenes militares son fascistas, se diseñaron todos los uniformes con una clara inspiración nazi (basta con ver a los “científicos”) y el símbolo de la Federación es nada más y nada menos que el águila alemana invertida.

Uniforme de Starship Troopers...

Uniformes nazis...

... Uniformes de Starship Troopers... ¿Van entendiendo la pauta, no?

Dentro de algunas escenas llamativas podemos citar la de los niños luchando por las armas bajo la mirada divertida de los soldados, también infantes aplastando cucarachas bajo el lema “Do you part!” (¡Haz tu parte!), azuzados por una madre que aplaude histérica o el anunció de la morbosa ejecución de un asesino (cameo del guionista del film) que es juzgado, declarado culpable y ejecutado en un solo día (aquí no hay derecho a defenderse).

Niños recogiendo balas... ¿Una escena de Starship Troopers o de un high school norteamericano?

Niños aplastando insectos... ¿Una escena de Starship Troopers o un anuncio de detergente?

Sentencia de muerte... ¿Una escena de China o de Estados Unidos?

Aunque resulte evidente, no puedo pasar por alto que la escena del Fuerte “Whiskey” no deja de ser el ataque de unos indios a un fuerte. También resulta esclarecedora la escena en que soldados, caucásicos y afroamericanos, bailan al son de “Dixie” para festejar una victoria. Dicha canción era uno de los símbolos, durante la Guerra Civil Norteamericana, de los esclavistas. Cuando Rico es condenado a recibir una tanda de latigazos, no deja de ser una referencia al joven norteamericano Michael Fay azotado en Singapur por vandalismo y a las consiguientes declaraciones de ciertos miembros de la derecha norteamericana que sugirieron que tales acciones punitivas debían ser reinstauradas en Estados Unidos.

"¡Que sea la última vez que te ampayamos masturbándote en las duchas!"

Dizzy Flores muere sin ser amada, Rico se transforma en un héroe prototípico fascista –vive solo para la milicia–, la chica caprichosa vive su sueño en la Armada Espacial (sin nadie a su lado) y el amigo psíquico se vuelve un jefe de la GESTAPO futurista. No es precisamente un final feliz. Como se ve, el director no deja de lanzar dardos envenenados, aunque tal vez con un mensaje demasiado “refinado” para que la masa captara el significado (yo no lo entendí completamente en su momento, ni mucho menos). Aparte del mensaje político hay que reconocer que el film tiene grandes escenas de acción (fue nominado al Oscar a los mejores efectos especiales).

"¿Esa cucaracha asesina carnívora de tres metros no será el enemigo, verdad?"

Se puede criticar abiertamente que la primera parte del film es decididamente floja (toda la etapa en el colegio y la subsiguiente fiesta), animándose cuando llegamos al entrenamiento militar (inhumano en cuanto al respeto físico de los reclutas) y convirtiendose en una obra maestra con la invasión del planeta enemigo. La batalla en el Fuerte “Whiskey” fue de lo mejor visto en esos años (¡Bichos!).

Ejem, ejem, como ya he dicho: "¡Bichos!"

Un último apunte: la banda sonora corre a cargo de Basil Poledouris (Robocop, Conan el Bárbaro…) y es sencillamente sublime, recordando el tema central (Klendathu Drop) al tema de Robocop. Un detallito anecdótico: la cantante de la fiesta colegial es la hija del propio compositor: Zoe Poledouris.

"Y esto niños es lo que pasa si se masturban en la ducha"

“Come on you apes, you want to live forever?” [1]

Dina Meyer... ¡grrrrrr!

CODA: A todos los buenos aficionados de Futurama supongo no se les habrá escapado el capítulo, perteneciente a la segunda temporada, títulado “La Guerra es una M…” En el se parodía a Starship Troopers (amén de algunos films sobre Vietnam). Me quedo con un diálogo sensacional:

Presidente Nixon: Este es el premio mayor amigos… el planeta Esferón I.

Fry: ¡Uy, que efecto! (cuando aparece el holograma 3D).

Branigan: Es un desolado y feo planeta que no tiene ningún recurso natural ni ningún valor estratégico. ¿Alguna duda?

Soldado: ¿Por que vale la pena morir por ese planeta?

Branigan: ¡No me pregunten, ustedes son los que van a morir!

Fry: Solo por curiosidad, ¿quién es el enemigo?

Branigan: Una pregunta válida. No sabemos nada de su idioma, ni de su historia ni de como son, pero suponemos esto: representan todo lo que nosotros no representamos. También me dijeron que ustedes dan lástima.

Bender: ¡Ellos dan lástima! ¡Ggrmsp!

"Bueno niños, todos los veteranos han sido despedidos como castigo por pelársela en la ducha, así que ustedes son la última defensa de la Tierra... Pensándolo bien, voy a llamar a los bichos para decirles que nos rendimos de una vez"

)”

[1] En Perú fue traducida por “Vamos simios, ¿quieren seguir vivos?”. La original fue pronunciada por el sargento de los US Marines Daniel Daly durante la Batalla de Belleau Wood.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s