EL RESTO ES MERO DETALLE

Publicado: 10 abril, 2012 en Litera-turas

No suelo postear sobre fútbol, a pesar de ser uno de mis deportes favoritos (de hecho, creo haber escrito acerca del llamado deporte rey solo un par de veces) pero ha sido increíble: ¡Boca Juniors 4 Independiente 5! Fueron 99 minutos con absolutamente todo lo que antes se nos brindaba en un partido de fútbol, fue realmente una película delirante ver ese encuentro. Así que me permito postear la columna de Jorge Barraza, periodista deportivo argentino que ha escrito una magnífica reseña acerca de tan magnánimo partido. Ahí les va peloteros jaraneros.

Diario El Comercio, Suplemento Deporte Total, 17/03/2012, Columna Soñando Fútbol, Pág. 12

Por Jorge Barraza

La anécdota está contenida en un artículo del colega Cristopher Clarey, del The New York Times. Entrevistaba a Lord Sebastian Coe, recordado bicampeón olímpico inglés en 1,500 metros y actual presidente del Comité Organizador de las Olimpiadas de Londres 2012; de repente, Coe se distrajo viendo su teléfono con tanto interés que dejó de hablar. Perplejo, el entrevistador le preguntó si había pasado algo. “No, nada, solamente que me entró el resultado del Chelsea… ganamos… el fútbol es vida… el resto es mero detalle”, respondió entre risas, para agregar, “soy uno de esos aficionados al fútbol… Un mal resultado realmente hace impacto en mi fin de semana”.

Comprendemos a la perfección a Coe, nos vemos reflejados en él. A quien trate de entender por qué el fútbol ejerce esta fabulosa fascinación en miles de millones de personas habría que pasarle el Boca Juniors 4 – Independiente 5 del domingo último y luego decirle “por esto”.

Nuestra columna anterior versaba sobre la fortuna de haber elegido –y acertado– la semana anterior con tres partidos fantásticos: Barcelona 7 – Bayer Leverkusen 1; Manchester United 2 – Athletic de Bilbao 3 y Godoy Cruz 4 – Nacional de Medellín 4. Oro puro los tres. Uno más excitante que el otro. Sin embargo, el domingo nos tenía reservada una emoción aún mayor, totalmente inesperada. No gustamos mucho del fútbol argentino actual, es demasiado luchado y poco lucido. Pero hallamos un auténtico Da Vinci detrás de una pared descascarada: ¡Boca Juniors 4 – Independiente 5!

Tuvo absolutamente todo lo que se le puede exigir a un partido de fútbol. Emoción sin límites, resultado cambiante, goles electrizantes, dos equipos que se buscaron para herirse durante 99 minutos y fracción (lo que duró el juego con descuentos). Con La Bombonera a tope, como siempre.

A los 37 segundos ya ganaba Independiente 1 a 0. A los 6′, nuevo gol de los Rojos de Avellaneda. Luego empezó a machacar Boca y fue 1-2. Hermosa palomita de Farías y 3-1 arriba el visitante (a diferencia de muchos países, en la Argentina la condición de visitante es crucial, más en una cancha como la de Boca). Otra vez la multitud empujando a Boca y 2-3, 3-3… 4 a 3 arriba el cuadro azul y oro… Independiente parecía exhausto, como si ya no pudiera con su cruz. Para peor, se retiró lesionado su gran capitán Gabriel Milito, el alma del equipo.

Y así se fueron consumiendo los minutos hasta llegar a un final de infarto. Cuando el reloj indicaba 44 minutos y 5 segundos, el goleador Farías metió un cabezazo de red y puso el ya inesperado 4 a 4. El juez marcó entonces 5 minutos de descuento, que se evaporaron entre un ataque y otro. Había más… Al llegar el cronómetro a 49 minutos 51 segundos, Independiente le dio un barniz histórico al clásico: Godoy cortó una bola en el medio con gran autoridad, la metió profunda para Farías, el rudo defensor Schiavi pasó de largo y, ya mano a mano con el arquero, el héroe de la jornada la picó justa, golazo de emboquillada, de gran categoría. El resto es difícil explicarlo, vale imaginarlo. El banco de Independiente saltó como eyectado; se abrazaban los suplentes con los titulares, el médico con el masajista… Los hinchas en la tribuna alta se querían arrojar al vacío… Y en cientos de miles de hogares independientistas la alegría era infinita… Es la emoción al límite de lo que puede soportar un ser humano. El paroxismo. Un frenesí que ni el amor ni el sexo pueden igualar. Es del fútbol solamente.

Enfrente, 50,000 boquenses parecían un retrato de Antonio Berni, mudos, inmóviles, incrédulos, ni pestañeaban. Hasta instantes antes tenían el triunfo en el bolsillo, reían, cantaban, eran felices…

El relato carecería de interés si no incluye la circunstancia, si no refiere todo lo que lo rodeaba al partido. Boca e Independiente, en sus 107 años de vida, son los únicos que nunca descendieron en la Argentina. Boca venía puntero, campeón vigente, con un invicto de 33 partidos. Sólido. Producto de una férrea defensa, apenas le habían marcado 6 goles en los 23 cotejos anteriores. Y ninguno en el presente campeonato.

Independiente llegó a La Boca deshilachado, último, con 4 derrotas, 0 puntos y 1 gol a favor. Hasta sin técnico, pues tras la última derrota, renunció Ramón Díaz. Incluso el entrenador interino alineó varios juveniles. Y además, comprometido con los promedios para el descenso.

Cuando Boca se puso 4 a 3, sus hinchas empezaron a cantar: “Se van para la B, se van para la B”. Pero todavía no se van…

En el mismo momento del final, fue rotulado por todos los medios como un partido para la posteridad. Hasta lo festejaron los hinchas de los demás clubes, gente de Vélez, de River, de Estudiantes, hasta de Racing inundó los foros en Internet para mandar mensajes celebrando el partidazo y la victoria roja.

Fue una de esas tardes que se recuerdan por treinta o cuarenta años, que se relatan luego a los hijos, a los nietos. El Rojo dejó una moraleja: la grandeza se puede adormecer, pero no muere nunca.

Y como acertara el otrora gran atleta británico, “el resto es mero detalle…”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s