¿EL IMPERIO CONTRAATACA?

Publicado: 30 abril, 2012 en Anarkías, Infinita tristeza, Mundo enfermo

El imperio contraataca. El imperio… ¿contraataca? ¿El imperio contra, ataca? ¿El imperio, taka taka? Hace unas semanas, a raíz de la expropiación de YPF por parte del Gobierno Argentino, vengo escuchando a muchos periodistas “imparciales” de medios de comunicación “serios”, líderes de opinión “completamente desinteresados”, economistas “expertos”, empresarios “liberales”, políticos de toda calaña y demás engendros que los argentinos “quieren robar el petróleo de todos los españoles”.

Alguna vez leí que algunos países, sobretodo en tiempos pasados, hablaban de “nuestro territorio nacional” y “nuestro territorio extranjero”, mas aun si ese territorio tenía cosas valiosas, lindas, ricas, simpáticas, incluso “feas, pero voluntariosas”. A la hora de la codicia todo sirve.

Quizás están acostumbrados a dominar el mundo: “Hombre, ¿qué queréis? ¡Los tatarabuelos de los tatarabuelos de mis tatarabuelos vivían en un imperio y yo, pues, que lo llevo en los genes!”, podría decir un español. ¡Pero las cosas cambian! Por más que quieran vivir en los tiempos en los que la Tierra era plana, los dinosaurios no eran petróleo, los huevos fritos no engordaban, un celular era del tamaño de una 4×4 y el rechazo social era “no invitarte al cumpleaños” en vez de “declararte spam”, ¡ya nada es como era! Ni siquiera la genética… Los países que antes eran dominantes, ¡ahora son recesivos!

¡Y miren qué imperios hubo! Los egipcios, los persas, los griegos, los romanos, los otomanos, los hispanos, los ingleses… Todo país europeo que quisiera tener prestigio conquistaba tierras, aunque no fuera más que un volcán en el Pacífico o una granja en África, y la colonizaba, para poder decir “nuestro imperio” o “así como nos ven, nosotros tenemos tierras a 10 mil kilómetros de acá… algún día vamos a construir algo… un virreinato, una refinería, un country club… todavía no sabemos qué, pero algo vamos a hacer”. ¡A los países que no tenían imperio, no los invitaban a las fiestas!

Pero ahora todo cambió… Primero, los imperios no los crean más los países sino las empresas; y no tienen “emperador”, tienen CEO o “GEO” o como se diga. En vez de vanagloriarse diciendo “acabamos de anexar Gansovia Oriental a nuestras tierras”, ahora dicen “acabamos de adquirir el 51 por ciento de las acciones de Petroperú”. ¡Los imperios son sociedades anónimas! ¡Tan anónimas, que a veces nadie sabe de quienes son!

Pero la sed de poder, el hambre de dinero, la angurria de propiedad, el apetito de riquezas, la libido codiciosa, son los mismos. Siguen pensando “lo tuyo es mío, lo mío es mío”, por eso a veces pueden tomar represalias si uno los despierta de su sueño de gloria y los remite a su pesadilla actual.

Bueno, pero acá estamos nosotros, pletóricos, o petrólicos, haciendo lo que mejor nos sale… huevear.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s