AYER CON CHARLY

Publicado: 1 julio, 2012 en Músicas
Etiquetas:, , , , , , , ,

El concierto de Charly fue fantástico (lo que sí fue malo, malísimo, fue el telonero, un impresentable llamado Richard Arango). Se entregó al público, lo dio todo, se le notaba el disfrute, la complicidad con sus músicos, el don de dirección, se le notaba el genio, el talento, la autenticidad, la intensidad de una vida no sólo vivida sino amada. Con razón mi buen amigo Ariján se arrodilló al final de “Instituciones”, como quien adora a un santo. Con razón las chicas estaban en una especie de orgasmo colectivo. Creo que todo el público asistente al Jockey Club estaba emocionalmente calato ante la desnudez del alma de Charly.

“¿Pero Charly todavía canta?”, escuché que preguntaban, como si se tratase de un torero muerto. “Más que nunca”, respondí susurrando crípticamente, para no tener que dar las explicaciones que no tenía tiempo de inventar. Claro que si. Y por supuesto que cantó para mí y para mis buenos amigos.

Apagón. Aullidos inmarcesibles. Al fondo, una pantalla. Un videoclip con la historia de Charly García. Carátulas, fragmentos de sus himnos, pequeñas anécdotas sobre las instituciones del rock. De repente, oscuridad, nuevos aullidos y splash, la luz, la hermosa luz de los escenarios, perfectamente dispuesta, para dar paso a diez delincuentes, “The Prostitution”, con gabardinas, acompañantes de la figura impensable de Charly García modelo 2012. “Cerca De La Revolución” abría la primera serie. “¿Por qué no vienes hasta mí, por qué no puedo amarte?” Tutun, tututun, tutun. Los que se la saben la azotan en su cerebro. Tremenda canción compuesta especialmente para comenzar conciertos. Y la ovación no da tregua porque García y los suyos arremeten con “Fanky”, directamente extraída de nuestras más oscuras aventuras sanmarquinas. El inevitable homenaje al Flaco Spinetta: la preciosa “Rezo Por Vos” coreada por toda una generación. La ovación hace al ladrón. Charly ataca con los “Dinosaurios”, himno político y paleontológico que no tiene pierde. Luego el medley compuesto por “Tango En Segunda/El Amor Espera”, pues si, “el amor espera y ya es primavera”. “No Importa”, del ya mítico CD “Kill Gil”. La canción parece robada a John Lennon. Más adelante, otro himno, “No Soy Un Extraño”, la cual me ha estrujado la cabeza tantas veces. Después, el Jockey Club trepidó y se levantó de sus cimientos con “Pasajera En Trance”, una de las canciones perfectas para hacer mover un concierto. Y en eficiente confianza con lo que queríamos y anhelábamos, un doble combo mortal directo a la vena: “Asesíname” e “Influencia”. A estas alturas del partido, mi troupé y yo ya nos habíamos rendido ante el genio creador y destructor de Charly, nos limitábamos a insultarlo y mentarle la madre por tanta genialidad. Acto seguido, “Rap Del Exilio”.  Y, cerrando el bloque, las “Instituciones”, con el vampiro al centro de la escena, frente a su teclado de juguete. La coreamos como si no hubiera mañana, y es que no había mañana, vi lágrimas de felicidad, vi a Nito, y es que “yo miro por el día que vendrá hermoso como un sol en la ciudad, y si me escuchas bien creo que entenderás, porque yo espere en vano que me dieras tu mano”.

“Vamos a tocar la última canción de la primera parte, después viene una película de Dalí y no sé quién más, así que me despido por 2 o 3 minutos”, anuncia Charly, que se va a su camerino, el mismo camerino de toda la vida, lejos del mundanal ruido. Mientras tanto, en la pantalla posterior del escenario, imágenes de “Un Perro Andaluz” de Luis Buñuel, con textos del poeta García Lange. Regreso de la pandilla salvaje, algunos sin los sobretodos. Y seguimos viviendo en mundos de cine con “Yendo De La Cama Al Living”. La garganta ya pide descanso y algo de cerveza. Y por fin Serú Girán: “La Grasa De Las Capitales” junto a “Me Siento Mucho Mejor” de los Byrds, otra de esas canciones en inglés que García ha reinventado. “Y yo se que me siento mucho más fuerte sin tu amor”. Pausa emocional ante la “Canción De 2 X 3”, que bien suena en vivo. Y de ahí, ¡agárrense!: “Demoliendo Hoteles”, la mejor canción del mundo. El asunto siguió con “Anhedonia”, esa enfermedad que parece inventada y que significa la incapacidad total para experimentar placer. Pero no hay tiempo porque sigue más Serú Girán: “No Llores Por Mí, Argentina”. Y un cohete, un escupitajo a la velocidad de la luz atravesó el Jockey Club con “Nos Siguen Pegando Abajo”, aka “Pecado Mortal”, que no tiene pierde, uno de los himnos incuestionables del García de la década prodigiosa. Vamos muchachos, porque aquí el orden de los factores alteró totalmente el producto, el artista pateó el programa y decidió seguir con “Eiti Leda”, himno de Serú Girán, el acabóse, fundidos en un solo abrazo escuchando esa canción que tanto tiempo nos unió. Un bis provocó el público y Charly, cómo no, nos empujó dos: “Rock & Roll Yo” y “Piano Bar”. Una pausa después, y para cerrar, la “Canción Para Mi Muerte”, por si las moscas. Todavía quedan esperanzas de un mundo mejor en nuestro Tercer Mundo.

Estuve muy feliz. Gracias a mis amigos. Y gracias a Charly. El sabe que estaba cantando para mí y para mis amigos.

PD. 1: Gracias Lita, gracias Ariján, gracias Jimmy, gracias San Marcos.

PD. 2: Gracias K por todo, por ser como eres, por cuidarte…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s