ABLE ARCHER 83‏: EL EJERCICIO MILITAR QUE CASI PROVOCA LA TERCERA GUERRA NUCLEAR

Publicado: 19 febrero, 2013 en Mundo enfermo, Paranoias, Zoon Politikon

Antes de realizar un experimento o maniobra militar por parte de cualquier país, los protocolos de notificación tienen como fin emitir un comunicado a decenas de países que podrían sentirse agredidos erróneamente. Y aún, en caso de notificar correctamente, puede suceder el caso de que una falla de comunicación dentro de un país lleve a un malentendido capaz de disparar una situación que deje al mundo a diez minutos de una hecatombe nuclear. Y eso fue lo que ocurrió durante el incidente Able Archer 83.

Los aficionados a la historia, como yo, contamos en la actualidad con bastante información acerca de lo que ocurrió durante la Guerra Fría y sobre la Doctrina de la Destrucción Mutua Asegurada. Por ello, me gustaría repasar uno de los incidentes poco conocidos pero más dramáticos ocurridos durante el también conocido Mundo Bipolar: el incidente Able Archer 83. Durante un período aproximadamente de 40 años, y luego de concluida la Segunda Guerra Mundial, la Tierra tenía dos grandes superpotencias: los Estados Unidos de Norteamérica (EE.UU.) y la Unión de Repúblicas Socialistas Soviética (URSS). Entre ellas, existieron varios episodios de hostilidad política que se mantuvieron en gran parte bajo control por el hecho de que ambas superpotencias poseían (y aun poseen) suficientes arsenales de armas nucleares para aniquilar completamente al otro mucho antes de que sus propias reservas balísticas pudieran ser destruidas. Esto aseguró que una guerra atómica entre las dos potencias sería el exterminio total para ambas, conjuntamente con la mayor parte de la civilización humana. Hemos oído decir que, probablemente, el evento en el que ambas potencias estuvieron más cerca de una guerra nuclear fue la Crisis de los Misiles de Cuba, en la que una flota de buques de guerra estadounidenses y aliados bloquearon la isla de Cuba en un intento por evitar que la URSS instale armamento nuclear, enfrentándose para ello con buques soviéticos durante un desafío que duró 13 tensos días en el Mar Caribe.

Sin embargo, un acontecimiento aun más tenso se produjo a principios de noviembre de 1983, cuando las fuerzas de la OTAN participaron en un ejercicio militar de diez días, efectuado durante un período de relaciones muy tensas entre las dos superpotencias. La aparente naturaleza real de la operación convenció a algunas facciones en el Politburó que se trataba de un ardid diseñado para dar cobertura a un primer ataque real. En respuesta, las fuerzas soviéticas pusieron sus arsenales nucleares en estado de alerta y efectuaron sus propios preparativos para un ataque preventivo. Con todas las fuerzas de ambas alianzas –la OTAN y la Cortina de Hierro– preparándose para un eventual conflicto y la sucesión de una serie de malentendidos que ocurren siempre en estas situaciones, es probable que un solo paso en falso adicional por parte de cualquiera de las superpotencias podría haber desencadenado una guerra nuclear total.

ANTECEDENTES

La década de 1980 fue una época de gran tensión entre los Estados Unidos y la Unión Soviética. El recién elegido gobierno de Ronald Reagan incentivó la acumulación de armas militares en tiempos de paz más grande de la historia de los Estados Unidos, mientras que la ascensión del presidente de la KGB Yuri Andropov en el cargo de Secretario General del Comité Central del Partido Comunista (lo que equivalía a ser el Presidente de la URSS) trajo consigo una nueva era de paranoia respecto a los acontecimientos geopolíticos mundiales. A finales de 1982, quedó plenamente aceptado para ambas superpotencias que la política de distensión había terminado. Numerosos ejercicios militares desplegados por los Estados Unidos en el Pacífico Norte habían cimentado un clima de tensión inminente. Incluso, algunas de las operaciones habían llegado a dirigir la flota de buques de guerra más grande hasta entonces desplegada, llegando al extremo de orientar un escuadrón aéreo en línea recta hacia el espacio aéreo soviético, desviándose en el último minuto antes de entrar en territorio enemigo. Los soviéticos, por su parte, derribaron un avión de pasajeros coreano en el Mar de Japón, el vuelo KAL 007, aeronave que llevaba pasajeros estadounidenses, porque invadió el espacio aéreo soviético sin permiso alguno.

Sin embargo, el momento de la mayor escalada de tensión por parte de la Unión Soviética llegó a finales de setiembre de 1983, cuando su sistema orbital de misiles de alerta temprana detectó el lanzamiento de un misil balístico intercontinental desde los Estados Unidos dirigido a Rusia. Ese mismo día se detectó, gracias a la oportuna intervención del Teniente Coronel soviético Stanislav Petrov, que la advertencia fue debido a una falsa alarma causada por una rara conjunción astronómica entre la Tierra, el Sol y la posición específica de uno de los satélites de alerta temprana, pero el descubrimiento no hizo nada para aliviar los temores de los militares soviéticos acerca de un ataque inminente. En consecuencia, se multiplicaron los esfuerzos soviéticos para tratar de detectar cualquier ataque nuclear lo antes posible.

De igual manera, los principales dirigentes soviéticos declararon con convicción que los Estados Unidos estaban preparando en secreto un ataque nuclear contra la URSS. Para combatir esta amenaza, Andropov ordenó que el KGB y el GRU iniciasen la Operación RYAN. RYAN (РЯН) era un acrónimo ruso de “ataque con misiles nucleares” (Ракетное Ядерное Нападение) y fue la operación más grande y ambiciosa de recopilación de datos de inteligencia en tiempos de paz de toda la historia soviética. Espías soviéticos en el extranjero se encargaron de vigilar a las personas que tenían potestad para decidir un ataque nuclear, así como al personal técnico y de servicio que montaría el ataque y las instalaciones desde las que se lanzaría dicho ataque. Con toda probabilidad, el objetivo de la Operación RYAN fue identificar las primeras fases de un ataque nuclear y a continuación tratar de abortarlo, dotando igualmente a la Unión Soviética con la mayor cantidad de tiempo posible la planificación. Cabe destacar que una de las directivas de la operación era que los agentes no ofrecieran un análisis subjetivo de los acontecimientos que estaban observando, solo que reportaran eventos a medida que se produzcan. Esto sería muy importante más adelante.

ABLE ARCHER COMIENZA

El ejercicio Able Archer 83 se inició el 2 de noviembre 1983 como una prueba del Alto Mando de la OTAN, a fin de determinar el control de las fuerzas militares, la capacidad de las comunicaciones y los procedimientos a efectuarse durante una guerra nuclear. El personal encargado del arsenal nuclear estadounidense, junto con los mandos militares, efectuó una serie de simulaciones en respuesta a un hipotético primer ataque por parte de la Unión Soviética como si fueran genuinos, incluyendo la notificación de la condición de alerta de ataque nuclear a las fuerzas armadas y a la población estadounidense, desde el DEFCON 5 hasta DEFCON 1.

La simulación fue asumida por la Unión Soviética como un hecho terriblemente auténtico. Habiéndose puesto en funcionamiento un estado de alerta general, el Politburó tomó nota del hecho de que las simulaciones de los ejercicios militares incluían el uso de codificaciones y encriptaciones que nunca antes habían sido abiertamente desplegados en los canales de comunicación militares. Tampoco ayudó mucho que los agentes  soviéticos que operaban en Estados Unidos y otros países de la OTAN enviaran informes urgente acerca de actividad militar elevada y la disposición de las bases militares estadounidenses convenciendo con ello a sus superiores de que las bases de la OTAN habían sido puestas en alerta táctica.

La Unión Soviética, que no estaba dispuesta a correr el riesgo de ser atacada, preparó su propio arsenal nuclear. Bomarderos con capacidad nuclear que se hallaban en instalaciones militares soviéticas en Polonia y Alemania Oriental fueron puestos en estado de alerta máxima, y analistas de la CIA indicaron que los silos de ICBM (Misiles Balísticos Intercontinentales) también se prepararon para  el lanzamiento de misiles. Se hizo evidente que muchos de los dirigentes del Politburó creyeron realmente que Able Archer 83, si no era el inicio de un ataque, era una cortina de humo para dar cobertura a un ataque real por lo que, ante la amenaza, los responsables militares de la Unión Soviética creyeron que la única oportunidad de sobrevivir a un ataque de la OTAN era adelantarse, accionándose para ello los mecanismos defensivos de alerta a niveles dramáticos.

SECUELAS

El final del ejercicio Able Archer de la OTAN el 11 de noviembre trajo consigo un abrupto fin a los temores soviéticos de un ataque. La Unión Soviética declaró oficialmente desconocer la operación Able Archer 83. Aunque aún hoy la información sobre el ejercicio y las reacciones soviéticas permanecen como parte de la información clasificada por parte de Estados Unidos, diversos historiadores registraron declaraciones de funcionarios norteamericanos mostrándose sorprendidos por el nivel de reacción soviética ante el ejercicio. Del otro bando, una única fuente soviética (el doble agente Oleg Gordievsky) fue la responsable de hacer público detalles sobre el incidente Able Archer 83 y las reacciones soviéticas. Una vez que el presidente Reagan tomó conocimiento de lo ocurrido en el bando soviético, según algunas fuentes profundamente afectado por estos hechos, determinó que los dirigentes de la Unión Soviética realmente tenían temor del fortalecimiento militar de los Estados Unidos. Empero, el gobierno estadounidense modificó su postura con la Unión Soviética poco después, dejándose de lado la política de confrontación hacia una política de acercamiento. Fue sin duda este cambio en la diplomacia, junto con el ascenso de Mijail Gorbachov al cargo de Secretario General, que finalmente facilitó las relaciones entre las dos superpotencias, y provocó la disolución de la Unión Soviética y el final de la Guerra Fría.

NOTA: Ver también 1983: The Blink of Apocalypse, un documental acerca del incidente Able Archer 83, cuando el mundo estuvo al borde de la Tercera Guerra Mundial (pueden verlo completo en YouTube, dividido en 8 capítulos).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s