20 PLAGIOS MÁS

Publicado: 26 julio, 2013 en Músicas

Hace apenas unos días, y a propósito del primer post sobre plagios musicales que publiqué en noviembre de 2012, una enciclopedia musical andante que se autodenomina El Rey Lagarto, de cuya amistad tengo el placer de presumir, me dejaba atónito al explicarme que el riff de guitarra de Eighties que Nirvana había copiado en Come As You Are y que yo había defendido como original, no era sino otro plagio de una canción anterior. En su momento, Jaz Coleman explicó que si no había demandado a Kurt Cobain fue porque su confesión en privado le había parecido suficiente reconocimiento, ¡pero lo cierto es que el muy embustero tampoco era el verdadero autor del riff!

Es impresionante la cantidad de material que se recicla sin permiso en la música pop y rock. Sorprende el escasísimo respeto que se tiene por la propiedad intelectual. Como me decía El Rey Lagarto, tal vez quienes conjugan el verbo «plagiar» en primera persona no sean conscientes de la gravedad de sus actos, pero vivir sabiendo que has vendido como propio algo ajeno es, desde luego, poco castigo para quien por falta de talento o por escasez de ideas se rebaja a la utilización de semejantes artimañas. Escuchar, copiar, cambiar, adornar… y vender.

No sería justo, de todos modos, olvidar que las coincidencias existen. Más aún: la mera semejanza remota tampoco debe ser considerada como plagio. El problema, como decíamos en el artículo mencionado, es que las musas a veces son temerarias y la diferencia entre la simple influencia y la apropiación indebida es generalmente demasiado sutil.

Puede ser que uno haya escuchado lo mismo tantas veces que acabe por no diferenciar hasta qué punto su producción musical es verdaderamente suya. O tal vez en la música ya no quede nada por inventar y estemos recorriendo una y otra vez el mismo camino.

El parecido entre las estrofas de I’d Love You To Want Me de Lobo y Bailar Pegados de Sergio Dalma, por ejemplo, es innegable, pero calificarlo de plagio se nos antoja excesivo. Lo mismo ocurre con el riff de la versión de La Bamba popularizada por Ritchie Valens y el de la famosa adaptación de Twist & Shout que The Isley Brothers realizaron de la original Shake It Up, Baby de The Top Notes. Tal vez sea solo el lejano efecto de cierta influencia. Tal vez, sin más, una curiosa casualidad. Pero en estos casos ―acierta El Rey Lagarto―, el beneficio de la duda siempre se convierte en sospecha. Y en ocasiones, en acusación directa.

Permítanme, en cualquier caso, la licencia de distinguir entre original y plagio a efectos clasificatorios y evitar así confusiones taxonómicas, pero nuestra autoridad en la materia solo alcanza ―salvo evidencias― a la mera exposición de sospechas. Lo cierto es que entre copia, influencia o casualidad resulta muy difícil dirimir. El torrente de comentarios disconformes que suscitó la primera lista vino a confirmar que es el oído de cada cuál el único que mide la suerte de la canción sospechosa, y su veredicto, casi siempre subjetivo, pocas veces es aceptado sin controversia. Será complicado que a estos 20 nuevos ejemplos no les suceda lo mismo.

21. Original: Life Goes On  de The Damned

Plagio: Eighties  de Killing Joke

Ya que en el número ocho de los primeros 20 plagios se defendía equivocadamente el honor de Coleman y compañía y que el descubrimiento de tal error ha servido de inspiración para esta nueva ronda de hurtos musicales, es lo suyo comenzar con el célebre riff de Come As You Are. No fue Cobain en el 92. Tampoco Coleman en el 84. El padre de la criatura es Captain Sensible y la engendró en 1982.

22. Original: Under The Bridge  de Red Hot Chili Peppers

Plagio: My Wicked Heart  de Diana Vickers

Los estribillos de ambos temas son de un parecido asombrosamente sospechoso. La propia Vickers ha reconocido que efectivamente se parecen y que se dio cuenta de la similitud incluso antes de publicar la canción. Por qué carajo no la modificó, en tal caso, es todo un misterio. Ahora se enfrenta a una posible demanda de plagio por parte de Warner Music. Desde luego, hay que ser rubia…

23. Original: La Caza Al Bisonte  de Piero

Plagio: La Chica De Ayer  de Nacha Pop

La canción original, de 1975, es obra de los compositores italianos Oscar Prudente e Ivano Fossati para el actor y cantante Gianni Morandi. Un año más tarde, el cantautor italo-argentino Piero la versionaba en castellano, y en el 1977 Antonio Vega escribía por fin La chica de ayer, que se publicaría tres años más tarde.

¿Habría escuchado el líder de Nacha Pop La Caza Al Bisonte? Es imposible saberlo, pero que en la original se escuche la frase «la luz de la fogata nos alumbrará» y en la de Antonio Vega «la luz de la mañana entra en la habitación» sobre una línea melódica prácticamente idéntica, da bastante que pensar…

24. Original: A Whiter Shade Of Pale  de Procol Harum

Plagio: By Your Side  de Sade

A pesar de ser uno de esos casos en los que no se sabe muy bien si apostar por la copia, la influencia o la casualidad, en el momento en el que la chiquilla se pone a cantar uno ya está esperando sin remedio el conocidísimo «we skipped a light fandango» de Gary Brooker. Juzguen ustedes mismos.

25. Original: I Wanna Be Your Boyfriend  de The Rubinoos

Plagio: Girlfriend  de Avril Lavigne

Después de la demanda por plagio interpuesta por The Rubinoos, Avril afirmó que jamás había escuchado nada de ese grupo y mucho menos un éxito menor como I Wanna Be Your Boyfriend. Curiosamente, los estribillos no solo se parecen melódicamente sino que en el original se escucha «hey (hey), you (you), I wanna be your boyfriend» y en de Lavigne «hey (hey), you (you), can I be your girlfriend». Avril, hay una frase en gallego que dice eu non creo nas meigas, mais habelas, hainas, pero tanto…

26. Original: Going To California  de Led Zeppelin

Plagio: Given To Fly  de Pearl Jam

Los fans de Pearl Jam dirán que no. Incluso los fans de Zeppelin dirán que no. Pero es la misma canción. Distinto tempo y distinto compás, pero lo es. Comparen melodías y échense las manos a la cabeza. Háganlo. Corran indignados por la habitación. Griten como perturbados y exijan venganza. Es lo mejor para combatir el frío.

27. Original: Aire  de Mecano

Plagio: Faithfulness  de Skin

¿Tiene algún sentido que la ex cantante de Skunk Anansie plagiase en 2003 una canción de José María Cano publicada en 1984? A primera vista no. Tal vez nos encontremos ante un caso de coincidencia pura y dura. Pero es tal la igualdad entre ambas canciones que su pertenencia a esta lista es casi obligatoria. Escuchen el estribillo de la primera y luego la estrofa de la segunda. ¿Cómo es posible?

28. Original: Father And Son  de Cat Stevens

Plagio: Fight Test  de Flaming Lips

«Quiero pedir disculpas por todo esto. Realmente, me encanta Cat Stevens. Lo respeto sinceramente como un gran cantautor. Y ahora quiere su dinero. Hubo un momento durante la grabación en que dijimos “esto se parece a Father and Son” y cambiamos esas partes. Pero me arrepiento de no haber contactado con su compañía y haber pedido su opinión. Podríamos habérnoslo repartido al 50%. Ahora Cat Stevens tiene el 75% de los royalties de Fight Test. Podíamos haber cambiado la melodía fácilmente pero no lo hicimos. Me da mucha pena que Cat Stevens piense que he plagiado deliberadamente su trabajo. Me da vergüenza. Pero, obviamente, hay una línea muy fina entre estar inspirado en algo y robarlo». Wayne Coyne, líder de Flaming Lips.

En todo el artículo venimos diferenciando entre la influencia, la coincidencia y el plagio, atribuyendo a este último un componente de intencionalidad. La tenga o no, una copia es una copia, y en este caso no es tan difícil dirimir. Son dos canciones prácticamente iguales.

29. Original: I Want A New Drug  de Huey Lewis

Plagio: Ghostbusters  de Ray Parker Jr.

Es un caso curioso. Los productores de la película Ghostbusters se encontraban en negociaciones con Huey Lewis para que su éxito I Want A New Drug encabezase la banda sonora de su película cuando este decidió que prefería figurar en los créditos de otra cinta de ciencia ficción que se iba a estrenar ese mismo año, Regreso al futuro. Ante semejante plantón, Columbia Pictures encargó a Ray Parker Jr. que escribiese una canción de estilo similar a la de Lewis, con tan «mala suerte» que el resultado fue un tema con una base rítmica prácticamente idéntica a la elegida inicialmente. Antes de celebrarse el juicio, Parker aceptó pasar por caja y buenas noches los pastores. Que en las listas de ventas norteamericanas de 1984 hubiese dos canciones que, salvo matices, sonaban igual, es algo que todos le debemos a nuestro amigo el plagio.

30. Original: Aqualung  de Jethro Tull

Plagio: Little Black Submarines  de The Black Keys

No hay mucho que decir. Escuchen Aqualung a partir del minuto 1:02 y Little Black Submarines a partir de 0:33. The Black Keys han elegido un pedacito de canción de Jethro Tull que les gustaba y lo han incorporado a una suya. Punto.

31. Original: My Generation  de The Who

Plagio: Magic Bus  de The Who

Sin llegar al nivel de aquella situación esperpéntica en la que una compañía demandaba a John Fogerty por haber plagiado Run Trough the Jungle en la canción The Old Man Down The Road siendo ambas composiciones suyas, este también es un claro ejemplo de autoplagio. El patrón melódico de la estrofa se repite una y otra vez a lo largo de toda la canción, lo cual podría quizá atribuirse al hecho de que Magic Bus fue compuesta en la época en la que los Who se encontraban grabando My Generation y tal vez se produjese cierta contaminación de ideas en la cabeza de Pete Townshend. No obstante, ambas se publicaron con tres años de diferencia, así que si no se dio cuenta de la similitud no sería por falta de tiempo.

32. Original: Almost Independence Day  de Van Morrison

Plagio: Wish You Were Here  de Pink Floyd

Semejante parecido no puede ser casualidad, pero tal vez tampoco sea lo suficientemente evidente como para poder afirmar que hubo intención de copiar. Es posible que Waters y Gilmour escuchasen la canción de Van Morrison, publicada tres años antes, y decidiesen escribir algo del mismo estilo, pero se acercaron demasiado a esa línea en la que la simple influencia se convierte en apropiación indebida. Es algo parecido a lo que sucedió con el homenaje que The Eagles quisieron brindar a We Used To Know de Jethro Tull en Hotel California. Puede que sean canciones distintas, pero es imposible escuchar una sin tener presente en todo momento a la otra.

La intro de Wish You Were Here recuerda demasiado a la de Almost Independence Day, pero cuando esta arranca del todo en 0:45 uno tiene la sensación de que en cualquier momento va a escuchar el célebre «so, so you think you can tell». Se pasaron de inspiración.

33. El curioso caso de Noel Gallagher (segunda parte)

En el último punto de la primera lista de plagios ya comentamos la especial atracción de Noel Gallagher por lo ajeno. La demostró con las melodías de Shakermaker, Whatever, High Horse Lady, Step Out, etc. Podríamos añadir muchas más a la lista, y algunas especialmente sangrantes ya que además de la música se apropió también de la letra. Ya hemos mencionado el caso de Hello, pero también ocurre en otras como Put Yer Money Where Yer Mouth Is, cuya melodía es igual a la de Roadhouse Blues y además transforma el «keep your eyes on the road, your hands upon the wheel» de Jim Morrison en «put your money in your mouth and your hands right upon the wheel» con toda la concha del mundo.

Pero lo que queríamos destacar en esta ocasión no es lo mucho que le gusta incorporar a sus canciones melodías de voz ajenas ―tampoco es cuestión de hacer mala sangre―, sino hasta qué punto lo hace también con los riffs. Adueñarse de la línea de guitarra de Get It On de T. Rex le supuso su segunda demanda por plagio ―de un total de cuatro singles publicados hasta la fecha―, pero eso no le impidió seguir adelante con su modus operandi.

Original: Five To One  de The Doors

Plagio: Waiting For The Rapture  de Oasis

Es el mismo riff.

Original: Clean Prophet  de The La’s

Plagio: The Importance Of Being Idle  de Oasis

Ídem.

El total asciende a unas seis o siete, pero no quiero aburrirlos. Sin embargo, el hurto de riffs no es una disciplina que solo practique Noel Gallagher. Copiar la frase de guitarra o piano que se repite en una canción hasta convertirse en una de sus principales características ―recuerden el ejemplo de Come As You Are y familia― es algo que por lo visto gusta a demasiados. Con ustedes, la sección de plagios de riffs.

34. Original: Don’t Bring Me Down  de Electric Light Orchestra

Plagio: Go Right Ahead  de  The Hives

En el momento en que The Hives se dieron cuenta de que el riff era el mismo, se pusieron en contacto con Jeff Lynne para ofrecerle la posibilidad de figurar en los créditos de la canción. Un caso de coincidencia ―o no― bien solucionado.

35. Original: All Right Now  de Free

Plagio: Rock’n Me  de Steve Miller Band

Más colorida, menos saturada y con un final arpegiado, pero el mismo riff, al fin y al cabo.

36. Original: Crimson And Clover  de Tommy James And The Shondells

Plagio: Black Magic  de Jarvis Cocker

En la primera se aprecia sobre todo a partir de 0:25. En la segunda, a partir de 0:14. Reproduzcan uno y seguidamente el otro. ¿Alguna diferencia?

37. Original: Three Girl Rhumba  de Wire

Plagio: Connection  de Elastica

Hay mucha gente que conoce a Elastica únicamente por este riff. No por la canción, no. Por el riff de guitarra y la batería que lo acompaña. Menuda sorpresa se van a llevar quienes se encuentren en esa situación…

Por supuesto, los chicos de Wire demandaron a Elastica, aunque llegaron a un acuerdo antes de enfrentarse en los tribunales. Sin embargo, Elastica tuvo que pagar a The Stranglers por hurtarles parte de la letra de No More Heroes. Que bonito.

38. Original: Gloria  de Humberto Tozzi

Plagio: Disco 2000  de Pulp

Aquí Jarvis Cocker vuelve a las andadas, pero esta vez se ha producido una transmutación que no por ello consigue ocultar la realidad. El muy sapazo cogió la línea de voz del estribillo de Gloria, la convirtió en un riff de guitarra, y a grabar Disco 2000. Quizá la jugada habría pasado desapercibida si además no hubiese cantado el característico coro de la original sustituyendo «Gloria» por «Deborah», pero le ganó la codicia.

39. Original: Taurus  de Spirit

Plagio: Stairway To Heaven  de Led Zeppelin

Es difícil calificar una canción como plagio de otra cuando una es un sencillo corte instrumental y la otra una elaborada pieza que incluye una línea vocal. Sin embargo, si el inicio de esta se compone de una reconocidísima progresión de arpegios cuya similitud con la parte principal del tema instrumental es asombrosa, la cosa cambia. Sobre todo cuando esa progresión es tan famosa que incluso en algunas tiendas de música, hartos de escucharla, se prohíbe utilizarla a la hora de probar las guitarras ―lo cual, por cierto, resulta desternillante―. Que Led Zeppelin telonease a Spirit unos años antes y Jimmy Page se quedase prendado de esta canción, no obstante, ayuda a comprender todo un poco mejor.

Pero el caso de Page, como el de Noel Gallagher, es para resaltar. No nos gustaría saturar el artículo con todas y cada una de las acusaciones de plagio que han recibido los Zeppelin, pero para muestra, un botón. ¿Le encuentran algún parecido a You Need Loving de Small Faces con Whole Lotta Love? Pues por ahí van los tiros…

40. Original: Thunderbird  de The Nightcaps

Plagio: Thunderbird  de ZZ Top

No le den más vueltas. Es la misma canción. El plagio de los plagios. ZZ Top decidieron versionar en 1975 una canción que unos chicos llamados The Nightcaps habían compuesto un par de décadas antes. Cuando se percataron de que aquellos muchachos no habían registrado la canción, lo hicieron ellos mismos y se apropiaron de sus derechos. Pasaron de versionar un tema ajeno a interpretar uno legalmente propio pero que no habían escrito ellos, para bochorno de sus verdaderos autores. Menuda marranada.

Y es que el plagio, como el agua, termina abriéndose paso. Ya sea de forma deliberada, ya sea accidentalmente, mientras haya canciones originales habrá plagios.

Lennon solía decir, a propósito del famoso plagio que cometió George Harrison cuando copió la melodía de She’s So Fine de The Chiffons en My Sweet Lord, que lo único que había hecho su ex compañero de grupo era seguir el método compositivo habitual de The Beatles: elegir una canción que te pareciese muy buena y modificarla lo suficiente hasta que nadie se diese cuenta de cuál era la original. «Solo que George olvidó la segunda parte», añadió. Y es que las musas, a veces, son temerarias…

Anuncios
comentarios
  1. Los circulos armonicos se pueden repetir, las combinaciones armonicas no son infinitas y menos en un genero tan limitado como el rock, no significa que sea plagio, solo se le ocurrio lo mismo que a otra persona

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s