DELFINES: 10 RAZONES POR LAS CUALES SON ABSOLUTAMENTE INCREÍBLES

Publicado: 29 octubre, 2013 en Anarkías, Delirios, Infinita tristeza, Mundo enfermo, Próxima Estación: Esperanza
Etiquetas:, , , , , , ,

A propósito de la caza ilegal de delfines que está ocurriendo en nuestro país, denunciada por la ONG Mundo Azul, ¿sabía Ud. que los delfines son los mamíferos más impresionantes que hayamos podido conocer? Claro, venimos de mundos diferentes y todo eso, pero nuestros homólogos mamíferos oceánicos poseen muchas características admirables que les equiparan a nosotros mucho más que otras especies que habitan en la Tierra. Todos hemos oído de las múltiples hazañas de los delfines, aquellos mamíferos que se han vuelto famosos en el cine, la literatura y otras manifestaciones culturales como animales amigables y hasta compañeros entrañables del ser humano. Les presento 10 razones por las cuales los delfines son dignos de su reputación y de nuestra admiración. Y si deseas ayudar, firma esta petición en Avaaz para detener y penalizar la pesca, caza y venta de delfines para consumo y carnada en Perú, ¡nada te cuesta!

1.   A LOS DELFINES LES GUSTAN LOS PERROS.

Mientras que algunos animales podrían considerar a nuestros compañeros caninos como seres torpes que solo sirven para mover la cola y dejarnos montones de pelo y saliva (estoy hablando de ustedes, gatos), los perros son realmente una especie de guardianes peludos del corazón humano, no lo podemos negar. No es de extrañar entonces, después de enterarme de la increíble camaradería que existe entre Ben, un labrador blanco, y Dougie, un delfín salvaje, ambos de Irlanda, que podríamos comenzar a considerar a los majestuosos mamíferos acuáticos como amigos de nuestros amigos.

2.   LOS DELFINES JUEGAN CON LAS BALLENAS.

Cerca de Hawai, en la isla de Kauai así como en Maui, los biólogos han documentado un extraño fenómeno: delfines que juegan con ballenas. Al parecer a estos mamíferos marinos les gusta jugar juntos, los archiconocidos delfines nariz de botella se recuestan sobre las cabezas de las ballenas jorobadas (Megaptera Novaeangliae) y ellas los levantan para que los delfines se deslicen por su espalda, como una especie de tobogán de ballena.

3.   LOS DELFINES NO TIENEN MIEDO DE PEDIR AYUDA.

Ser inteligente es una cosa, pero se necesita cierto nivel de autoconciencia para saber cuándo pedir ayuda. En enero de este año, en las aguas frente a las costas de Hawaii, un delfín salvaje que estaba teniendo problemas para nadar –estaba enredado en una línea de pesca– se acercó a un grupo de buceadores en busca de una mano y su persistencia dio sus frutos. Aunque parezca increíble, todo el incidente de la solidaridad delfín-humana fue filmado.

4.   LOS DELFINES, A VECES, NOS TRAEN REGALOS.

Claro, puede ser que no entendamos el lenguaje de los delfines, compuesto de clics y chirridos, pero las palabras no son necesarias cuando vienen con regalos. Según un estudio reciente publicado en la revista Anthrozoös, se han observado delfines salvajes cerca de un centro turístico en Australia que han entregado “regalos” a sus pares humanos, tales como anguilas, atunes, calamares y pulpos muertos, en 23 ocasiones distintas. Aunque este raro comportamiento sigue rodeado de misterio, es un indicio de la estrecha relación que los humanos y los delfines pueden llegar a formar y revela un mundo aún inexplorado de riqueza interespecies.

3

5.   LOS DELFINES AYUDAN A RESCATAR A OTRAS ESPECIES.

Desde épocas inmemoriables nos han llegado relatos de delfines ayudando a los seres humanos en alta mar, aunque a veces los delfines se salen del libreto para ayudar también a otras especies acuáticas. Hace unos años dos cachalotes pigmeos quedaron varados en Nueva Zelanda, y los bañistas hicieron denonados esfuerzos para dar devolverlos al mar, pero fue en vano. Fue entonces cuando un delfín nariz de botella, conocido como Moko por los locales, vino al rescate cual superhéroe. Los testigos afirman que después de que Moko se “comunicara” con las ballenas varadas, estas “cambiaron su actitud muy angustiada y empezaron a seguir al delfín de buena gana, directamente hacia mar adentro”.

3

6.   LOS CACHALOTES AMAN A LOS DELFINES.

Los cachalotes pueden no tener la reputación de ser los más simpáticos de los mamíferos marinos, pero incluso ellos no se pueden resistir a la compañía de un delfín nariz de botella, sobre todo si éste se encuentra en dificultades. Mientras se hallaban en una expedición estudiando ballenas en el Atlántico Norte, investigadores se toparon con un grupo de cachalotes que, aparentemente, habían adoptado un delfín nariz de botella que presentaba ciertas deformaciones físicas. “Realmente parecía que habían aceptado el delfín por alguna desconocida razón”, expresa el biólogo Alexander Wilson. “Estaban siendo muy sociables”.

7.   LOS DELFINES HACEN AROS DE BURBUJAS.

El desarrollo del espiráculo fue una parte esencial de la evolución de los delfines. Dicho órgano permite a los mamíferos marinos inhalar y exhalar rápidamente aire en la superficie del océano, manteniendo una estricta vigilancia a los depredadores y a sus presas en el agua. Ah, y al parecer es muy práctico para hacer aros también. Así cómo algunos fumadores saben hacer aros de humo, los delfines hacen aros de burbuja utilizando su espiráculo.

8.   LOS DELFINES AYUDAR A PESCAR A LOS PESCADORES.

A lo largo de un tramo de costa en Laguna, Brasil, los pescadores y los delfines locales han formado una sociedad en la búsqueda de comida. Los investigadores, que publicaron un estudio sobre este comportamiento único, describen cómo estos aliados improbables trabajan como un equipo a la hora de pescar: “Cada otoño, los delfines mulares residentes en Laguna (Tursiops truncatus), a menudo actúan como perros pastores, acercando cardúmenes de pequeños peces, llamados lisas plateadas, hacia la costa y hacia las redes ancladas por los pescadores. Cuando los delfines se acercan a sus colaboradores humanos, hacen una señal, golpeando sus cabezas o colas contra de la superficie del agua. Los pescadores rápidamente echan las redes, capturando por lo general decenas de frenéticos salmonetes (en inglés son llamados mullet, en español se conocen por mújol, salmonete, lisa o múgil)”.

9.   LOS DELFINES CUIDAN A SUS AMIGOS.

Durante un estudio de los delfines de la costa de Corea del Sur, los biólogos pudieron disfrutar de una escena particularmente conmovedora acerca del comportamiento solidario de los delfines. Se observó a un grupo de delfines acudir en ayuda de un colega enfermo o herido que estaba luchando por mantenerse a flote. Los delfines formaron una “balsa” con sus cuerpos, evitando que el maltrecho delfín se ahogue.

10.   LOS DELFINES SABE COMO PASARLA BIEN.

Puede ser que tengamos mucho que aprender acerca de las complejidades de las emociones de los delfines, pero nos resulta bastante claro cuando están teniendo un buen momento, ya sea cuando saltan por los aires con la máxima precisión o cuando participan en exhibiciones de acrobacias ingeniosas bajo el agua. Claro, los humanos y los delfines venimos de mundos completamente diferentes, pero no hay nada más unánime como el compartir la alegría de estar vivo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s