RE-FLEXIÓN DE FIN DE AÑO

Publicado: 30 diciembre, 2015 en Delirios

Todos los fines de año leo y observo como los gobernantes mundiales y locales les desean paz y prosperidad a sus conciudadanos y les invitan a reflexionar junto a familiares y amigos sobre el sentido de las festividades y las metas del porvenir. Sin duda, no son más que buenos deseos y muchas veces poses de hipocresía, pues saben que la reflexión es imposible en el bullicio, las limitaciones y las invitaciones a gastos innecesarios; además, a veces estas personas son las primeras en perder la compostura cuando los festejos les despiertan inevitablemente al pachanguero que todos llevamos dentro.

Las festividades de fin año se han convertido en un paredón donde las grandes masas populares son laceradas por sus frustraciones; es el tiempo de las comparaciones y de los derroches desenfrenados; la apariencia de prosperidad en unos, lleva a otros a imaginar maravillas desconocidas, en las que suponen se desenvuelve el vecino o el compañero de trabajo; así se dispara la ansiedad de un consumo desmedido y los gastos superfluos que se lamentarán antes de que termine enero.

El ego, amargado y explotado por los medios de comunicación, con una insistencia mordaz de que el tiempo debió estancarse para los demás, cuando todos lucíamos desarrapados económicamente, y muchas veces profesionalmente desarmados; se hace doblemente mortal a lo interno de las personas que sin ninguna contemplación condenan y vituperan de otros; sin tomar en cuenta que esos otros hicieron esfuerzos para superar el medio de mísera existencia donde se desenvolvían.

“A ese fulano se le veían las medias y los dedos por los huecos de los zapatos, cuando íbamos a la universidad”… ¡Ah, pero iba a la universidad!, y posiblemente hizo más sacrificios que nosotros para superar sus limitaciones y carencias; quizás, él emigró y en una tierra ajena siguió estudiando o trabajó como burro y ahorró lo suficiente para iniciar el negocio del que disfruta hoy, o para regresar con mejor preparación profesional y poder jugar mejor su rol social; mientras nosotros bebíamos cerveza y nos conformábamos con el sobrevivir.

En ésta, mi reflexión, quiero invitar a lavar las amarguras, pero sin licor; lavarlas con el agua limpia de la tolerancia y el perdón; a levantar el ánimo y acumular fuerzas para seguir el camino en el año que está por comenzar; además, a buscarnos algunas gafas oscuras, porque hay ciertas cosas en que no se debe perder el tiempo en contemplar ni con el rabillo del ojo.

Creo que es buen momento para compartir de nuevo mis criterios en primera persona; creo que cobran vigencia para lavar nuestros espíritus: La Vida, catedrática perenne de todo lo que existe, me ha enseñado que hay dos formas de vivir; se vive construyendo caminos y puentes para seguir caminando, o se existe rumiando, gruñendo, lamentando lo que no pudo ser y que jamás será.

El agradecer no debe avergonzar a nadie; ser agradecido es una noble virtud; siempre doy gracias por lo que otros han hecho por mí o por los míos. Cuando salgo, cada mañana, respiro y veo la luz, doy gracias por tener tantas cosas que solo me he ganado por llegar a este mundo; caminar, respirar, sentir calor o frío son parte del inventario de la fortuna de la vida, pero ¿cuantas cosas más tengo sin haberlas comprado? Tú tienes tanto como yo pero no lo has notado.

Pero esta confesión no estaría tan completa si el mundo no supiera, que agradezco los puentes tendidos para todos; el alfabeto construido varios siglos atrás, los idiomas, los libros y las ciencias y todas las maravillas que nos rodean y no nos damos cuenta. Llegamos desnudos, impedidos, con los ojos cerrados; y en poco tiempo, alguien nos limpia, nos viste, nos protege, nos alimenta. ¡El mundo es maravilloso, la luz del sol es siempre más intensa que las sombras de todas nuestras noches!.

Si puedes ver la luz o sentir el calor; si puedes respirar o palpar en tu piel unas gotas de lluvia, ¿porque no te unes a mi rebuzno de optimismo y construimos algo? Podemos hacerlo con nuestras propias manos; mas, si no tienes manos, muchas personas usan muy bien sus pies; mira cuantas sonrisas, clamores y aplausos arrancaron Pele, Maradona y otros tantos que han estado impedidos del uso de sus manos.

Caminemos, levántate, saluda a tu vecino con tu mejor sonrisa; asegúrate que te brote del alma, entona una canción alegre que te hable de esperanzas. El dolor y la tristeza no son parte del amor; son solo las consecuencias de haber fracasado en su búsqueda. Comienza amándote a ti mismo, porque quien no se aprecie y ame su propio ser, jamás podrá esparcir una pizca de amor en los demás.

Te amo sin conocerte y no me importa, porque con mi amor y por mi amor te propongo: que construyamos juntos un país, un planeta… un mundo mejor es posible.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s