EL ASOMBRO

Publicado: 22 febrero, 2016 en Delirios, Litera-turas

01

No podía pensar como los demás.
No podía pensar como los demás.
No podía vivir como los demás.

¿Quiénes son los demás?, se preguntaba al tiempo que recordaba cómo desde chiquito siempre se sentía “raro” entre los “demás”.

¡Tiene que existir una manera de ser normal! Pero quien inventó esta palabreja “normal” debía ser otro “raro” tratando desesperadamente de ser querido y aceptado…

El Doctor, desde el otro lado del diván, escuchaba atentamente el discurso de su paciente favorito, y pensaba cómo un ser tan inteligente no podía adaptarse normalmente a la sociedad.

El Doctor, acercándose valientemente aunque con el cuerpo temblándole de terror le dijo: “Mira, el hecho de que no tengas cara, el hecho de que no tengas forma, o sea, para ser bien claro contigo, el hecho de que no existas y que yo esté hablándole sólo a mi grabadora, no me garantiza en absoluto que yo sea un doctor… Es más, estas puntas de carne que me están apareciendo en la cabeza sólo me confirman una sospecha muy antigua y científica: que en el fondo somos sólo sombras disfrazadas…”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s