EL OTRO HORÓSCOPO

Publicado: 26 abril, 2016 en Delirios, Devaneos de cabeza, Litera-turas, Paranoias

001

Era la masajista de moda.

Miles de seres humanos y animales de toda índole hacían colas gigantescas para someterse a la delicia de sus dedos mágicos.

Decían que sus dedos se transformaban de acuerdo a la calidad de la piel.

Por ejemplo, si un chancho iba a ser masajeado, sus dedos se convertían en cuchillos filudos y al cortarlo aparecía un jamón suavecito que luego servía de aperitivo al próximo cliente.

El próximo cliente podía ser un flaco culebra, que al solo tacto de sus dedos divinos se transformaba en paloma.

Luego, la paloma, al ser tocada, podía convertirse en foca.

Y así nuestra masajista empezó a darse cuenta que los misterios de la piel “humana” eran todo un menú de exquisita comida vegetariana.

Un día, cansada de dar otros masajes, decidió ser su propia clienta. Le dijo a su piel, con acento esotérico venezolano: “mira, chica, relájate, y si no sabes la respuesta no tienes porqué ponerte tan lasciva”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s